Arrimon en el metro CDMX

Arrimon en el metro CDMX
Esta es una de las experiencias que he tenido en el metro, mi medio de transporte habitual y es que desde hace unos años es mi principal transporte para ir a la escuela. Soy joven, buen cuerpo, hago ejercicio y tengo todo bien acomodado, me gusta usar ropa provocativa como mini faldas o blusas escotadas porque las miradas lujuriosas me excitan y justo así iba el día en que me subí al metro en la línea 1. Llegue al vagón y me situé en la entrada junto a la puerta, pronto se lleno y comenzó la diversión, atrás de mi se colocó un hombre de unos 50 años aproximadamente, medio gordito y de lentes que llevaba una bolsa en su mano y sentí como se iba pegando cada vez más a mi culo, a la tercera estación con más gente el ya había acomodado su mano entre mis nalgas y suavecito pasaba su dedo como para ver mi reacción, yo ya estaba comenzando a excitarme y cuando subía la gente me movía para que quedáramos más juntos, a este ritmo ya sentía su verga bien dura, me la restregaba tan rico que yo me le recargaba para estar a su disposición. No faltaban manos en ese momento y varios de los que se acercaron alcanzaban a tocarme, acomodaban sus manos para acariciarme encima de la falda y algún atrevido puso sus manos a la altura de mis pezones. El tipo ya estaba bien caliente, escuchaba que su respiración iba cada vez más rápido, cuando bajaba gente y se re acomodaban me arrimaba como si me estuviera cogiendo, entonces se animó a meterme bien la mano, primero me toco encima de los calzones, estos eran de tela muy vaporosa por lo que casi no se siente, noto que estaba bien mojada y movió mi panti para meterme un dedo, sentí riquísimo y me prendí más, abrí las piernas para que tuviera menos dificultades para dedearme sin embargo le era incómodo por el espacio que teníamos. Como vio que yo era bien zorrita aprovecho para alzarme la falda y meterme la mano directamente a la vagina, descaradamente me dedeo como deseó, al principio toco mi pubis, mi clítoris, sintió los labios labios e introdujo un dedo lento y suave, conforme se fue excitando aumento el ritmo y lo siguiente fue que estaba casi encima de mi agarrandome de las nalgas con una mano y con la otra masturbandome, tenía su cara a nada de la mía y veía su expresión de placer. Yo tenía tantas ganas de que me cogiera que dejaba que hiciera todo lo que quería, me apretaba, me sobaba y yo sentía que escurría de lo mojada que estaba, no sé si todos los del vagón se dieron cuenta de que pasaba o solo los pocos que medio me tocaban y veían con morbo al señor que se estaba casi cogiendo a una jovencita de 20. En un arranque el hombre me jalo la mano y la llevo a su verga, bien dura y caliente , la verdad no era muy grande y aún así se antojaba, la sobe con un poco de timidez , pero poco a poco lo hice con más lujuria. Los dos estábamos al mil, el casi jadeaba y sudaba. Después llegó la estación en la que bajaba y pensé que el me seguiría pero no fue así, longuera yo quería que me siguiera y nos fuéramos a algún sitio a pasarla rico, que pudiera sentir su pito dentro de mi dándome suave o por lo menos que se hubiera venido en mi falda, pero ni modo no llego a más.
Mi deseo es encontrarlo otra vez y ahora si hacer que me llene de leche ??

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir