Clases de salsa

Cum On

Clases de salsa
Clases de Salsa
Nos hemos apuntado a un club que tiene de todo, en principio la idea era hacer piscina y un poco de gimnasio, pero a la semana me dijo que le gustaría aprender salsa, salsa?….pero si nunca has querido bailar, ni siquiera en las bodas….pues por eso tonto, ya va siendo hora de que aprenda, además más vale tarde que nunca,…… vale, dije convencido que se avergonzaría el primer día.
Cuando llegó el día y entramos en el parquet comprendí el porqué de su interés, el profesor…….un cubano de unos 28 años, un metro ochenta de altura y que movía su cuerpo como las anguilas, ella se había equipado para la ocasión con una faldita corta, y un suéter con un generoso escote, por el que se podían ver sus maravillosas tetas de talla cien, ponía todo el interés conmigo por bailar correctamente, pero la verdad es que eso no es su fuerte.
A los diez minutos se nos acercó Oswaldo, que ese era su nombre y me dijo, amigo permítame que le de unas clases a su esposa para que, por lo menos aprenda a defenderse en los primeros pasos, por supuesto le dije que sí, la tomó de la mano, y veo que desaparece por una puerta que había en la sala,
Como me había quedado sin pareja, los seguí, y estaban en otra sala pero la puerta tenía miradores de cristal y podía verlos, al principio me daba risa ya que ella ponía sus brazos en el pecho de él, y sacaba el culo hacia atrás como los patos.
De pronto él paró y le dijo…….si quieres que te enseñe tienes que dejarte llevar, y no pelear con tus codos, porque así no podré enseñarte nada, a ella le subió un poco el pavo, y bajando su mirada dijo bueno vale, entonces él pasando su brazo por la espalda de ella, le plantó la mano en el culo y la atrajo hacia él, hasta que le metió su pierna y algo más que estaba pegado a ella, entre las suyas, y a partir de ahí empezó un movimiento de cintura que al parecer le estaba gustando, cuando dieron un par de pasos más sonó el timbre y tuvieron que separarse, algo que pareció no agradarle a ninguno de los dos.
Cuando me vieron ella estaba colorada como un tomate, y Oswaldo me dijo, señor si quiere que su esposa aprenda más rápidamente, le sugiero que ella acuda a mi casa y yo le daría unas lecciones particulares……sin cobrarles nada por supuesto, ya que me han caído muy bien, y como vivo aquí cerca no perderían mucho tiempo.
Por mí no hay ningún problema le dije, pero si empezáis hoy no puedo acompañaros, porque tengo que hacer una cosa.
Ella dijo cuanto tardarás cariño?…..como una hora le contesté, bien pues cuando acabes pasas a por mí, porque es lo que va a durar la primera lección, no Oswaldo?…si, por supuesto, para ser el primer día no hay que abusar.
Yo me fui y ella pasa a contaros lo que ocurrió en esa hora:
Cuando entramos en su casa él puso un CD de salsa, y cogiéndome fuertemente contra su cuerpo, volvió a meter su pierna hasta rozar mi pubis con su muslo, a mí me estaba subiendo la temperatura con aquel roce en mi vagina, subíamos y bajábamos restregando nuestros cuerpos con lujuria, el me dio la vuelta y empezó a restregarme una cosa muy dura por el culo…..Oswaldo, que es lo que estás haciendo?….Te estoy dando lo que viniste a buscar, pero….. ni pero, ni leches, y bajándose los calzones sacó su vergota al aire, y me la puso en la mano, yo de espaldas como estaba me asusté al notar su tamaño en mi mano, pero mi calentura era superior, y poniéndola entre mis muslos empecé a mover mi culo haciéndolo rotar, a veces su cipote aparecía por delante, otras veces notaba como hacia fuerza hacia arriba y en sus vaivenes me separaba los labios, los cuales estaban empapadísimos por el gusto que me daba, el bajándome los tirantes me dejó las tetas al aire, y dándome la vuelta me miró con lascivia mis tetas….pero a mí se me iba la vista hacia su polla, un cacharro de no menos de 22 centímetros, pero con un cipote que en su punta era como un cono, pero que iba ensanchándose hasta llegar a un grosor de unos 8 centímetros de diámetro, cosa que me pareció brutal, ya que a mi marido le mide unos 4 centímetros, de modo que no sabía si mi coñito dilataría lo suficiente para que aquello me entrase, se sentó en una silla e hizo que me agachase para mamársela, a mí el coño se me hacía agua, y aunque lo intenté no pude meterme aquel cipote en la boca, por lo que me dediqué a lamerlo a lo largo de su venosa polla hasta llegar a los huevos, los cuales introducía en mi boca primero uno, y después el otro, después bajé un poco más y le hice un beso negro en toda regla, a lo cual el dijo……tia eras la mujer más golfa que me he tirado a la cara, y te voy a meter un pollazo para que no me olvides, cogiéndome de la cara me levantó y empezó a morrearme con sus gruesos labios que casi me tapaban la cara, su lengua se introdujo en mi garganta hasta la campanilla, y espatarrada como estaba encima de él, empezó a restregarme el cipote por la puerta de mi chochito, el cual se abrió, y como si fuera un aspirador su capullo era absorbido por mi coño, joderrrrr que gusto me estas dannnnnndo cariñoooooo, me estás partiendo en dossss, ahhhhhhh……que buenooooo!!!!, en un momento dado el me cogió de la cintura y empezó a empujar……….ayyyyyyy……. brutoooo que me haces dañooooo, el siguió empujando hasta tropezar con mi matriz…………paraaaaa cabrónnn, eso no!! Pero al mismo tiempo su dedo gordo empezó a deslizarse por mi clítoris, hijo putaaaaaa……que gusto me estas dandoooooo, Oswaldo sabía cómo satisfacer a una mujer y conforme estaba llegando al orgasmo y teniendo apuntado su cipote en mi matriz aumentó la presión y yo presa de un orgasmo brutal me deje llevar y conforme empujaba empecé a morrearlo, pero me faltaba el aire, me matassssss,……. que gustoooooo…….mi matriz empezó a ceder y fue abriéndose al empuje de su polla yo notaba que se iba abriendo ajustándose a su cipote y cuando por fin me corrí gritando que gustooooooooo……me dassssss, me mueroooooooo, y entonces de un empujón me traspasó la entrada de la matriz, Diosssssssssss. Que gustoooooo mi matriz apretaba su polla ahora como para que aquel cipote no se escapara, y de pronto noté como si su verga tuviera vida propia y empezando a latir soltaba chorros y chorros de esperma.
Sacándola me dijo límpiala cariño, y se la lamí hasta que se quedó como una patena.
En eso sonó el timbre, era mi marido, el cual preguntó, que tal ha ido la lección? Y Oswaldo le dijo…..amigo tienes una mujer que aprende deprisa, pero le harán falta algunas lecciones más.
Sin problemas amigo cuando quieras
Estuve yendo durante un par de meses a las clases particulares de Oswaldo, claro que conseguí ir yo sola, porque la primera vez, a la salida de las clases le dije a mi marido lo que había sucedido, y cuando llegamos a casa pegamos un polvo como en la vida lo habíamos pegado, se ve que era verdad que a él le ponía cachondo que yo follara con otros, porque conforme follábamos me preguntaba…..la tenía muy grande?…..una pasada cariño, había un momento en que creí que me partía en dos, no te lo puedes imaginar……pero lo increíble es el gusto que me daba que fuese introduciendo su miembro en mi interior uhmmmm.
Pero cariño le dije, si quieres que continúe las clases tengo que ir sola, no te preocupes que yo te contaré lo que ocurra, y cuando ya me encuentre preparada para que estés delante, yo te lo diré, de acuerdo? Vale yo con verte feliz tengo bastante, y además, después de todo cada vez bailas mejor.
Un día cuando ya llevábamos un mes de clases me dijo hoy vas a aprender un baile especial, y puso un CD de música cubana que tenía Son, un tipo de baile un poco más lento, pero muy sensual, y cogiéndome por la cintura me atrajo hacia él con suavidad, pero con decisión ,hasta que nuestros cuerpos estuvieron completamente pegados, y comenzó a mover su cintura dándome unos refregones que fueron encendiéndome por dentro, hubo un momento que los movimientos se pararon, y echando mis brazos a su cuello me puse de puntillas para poder alcanzar su boca de labios dulces y carnosos, el primero fue suave y casi como de refilón, pero conforme notaba su badajo intentando escaparse de su prisión, mi fiebre interior iba en aumento, y abriendo la boca introduje mi lengua en su boca intentando enroscarla con la suya, él me respondió introduciéndome la suya, que al igual que su polla, parecía que tenía vida propia, me dio un repaso por toda la boca llegando casi a la campanilla, era como si hiciéramos una guerra por ver quien le daba más placer al otro, baje mi mano desesperada buscando su rabo, metí la mano en sus pantalones y cuando la cogí estaba dura como una piedra, le bajé los pantalones y agachándome conseguí meter su cipote entre mis labios, ( se ve que a base de intentarlo, cada vez tengo más elasticidad en los labios, tanto superiores como inferiores, jajaja) también ayudó que de su verga salía un líquido suave que hacía que entrase mucho mejor, me cogió por la cintura y elevándome me llevó hasta el dormitorio, durante el camino aparte de sujetarme con sus brazos, también lo hacía con su polla, la cual me abría los labios rozándome en mi hinchado clítoris, al llegar me echó encima de la cama, y abriendo mis piernas al máximo se agachó y empezó a lamer mi cueva del placer, llevándome al paroxismo, Oswaldo cabrón que bien me lo sabes hacerrrrr……Diossssss…..que…..ricooooo, tienes una lengua que vale millonessssss, para, paraaaaaaaa…..ohhhhhhh!!! me corroooooo…….meteme la pollaaaaaa……por favoooooorrrrrr…..pero métela yaaaaaa…….él apuntando su tremendo nabo hacia mi cueva, y tras pegarle un salivazo empezó a empujar, aunque llevábamos un mes follando, el principio siempre era costoso, hasta que su gigantesco cipote empezaba a abrirse camino hacia las profundidades, Ufffffffff……..esto es demasiaaaaaaaado……joder, estaría ensartada todo el día por semejante pollón, no te preocupes que poco a poco haré que tus sueños se cumplan, y de otro empujón me abrió por completo, llegando sus huevos a chocar en mi ojal, entonces empezó un movimiento de suave vaivén, que hizo que mi recién orgasmo acabado, no llegase a bajar del todo, comenzando de nuevo a subir hacia los cielos, Oswaldo que gussssssto me dassssss…….muevete más rápidoooooo…….que llego otra vez……..Ohhhhhhh esto es demasiadoooooo, esta vez, mi orgasmo hizo que empezara a expulsar líquido por mi coño como si me estuviera meando sus envestidas hacían que mi coño sonase ha encharcado…..chof chof chof chof , de pronto me la saca del coño y poniéndome de cara al espejo del armario empieza a comerme el cuello, aquello acabó de derretirme, entonces él que estaba detrás de mí me empuja la cabeza hacia adelante y me dice espatárrate, así lo hice, pensando que me la iba a clavar desde atrás, pero en el conejo, Oswaldo se escupió en la mano y se dio un masaje en el cipote, diciéndome abre con tus manos los mofletes, yo pensando que era para que entrase mejor así lo hice, cuando de pronto noto que su aparato está intentando abrir mi puerta trasera, OSWALDOOOOO…..que no es por ahí, calla mi niña verás como cuando la tengas dentro disfrutas, Nooooooo, él empujaba y a mí el miedo me hacía apretar el esfínter, de pronto me pegó un par de palmeadas en mis nalgas y el dolor de ellas hizo que por una milésima de segundo me olvidase de mi esfínter cosa que Oswaldo aprovecho para de un empujón meter su cipote dentro, AYYYYYYYY…..cabrón que dolorrrrrr, no te preocupes mi niña lo más gordo ya entró, a partir de ahora solo se trata de empujar conforme te llegue el gusto, y pasando una mano hacia adelante la puso sobre mi dolorido chochito y empezó a masajearlo, aquello parace que empezó a hacer efecto casi de inmediato, Ayyyy mi negro ve con cuidado que todavía me duele, él empujó de nuevo enterrando otro trozo de aquella verga que me hacía tan feliz desde hacía un mes, Aggggg Pero que me hacessssss…..y de pronto, dejándose caer hacia atrás, se sentó en una silla que tenía detrás suyo, yo como es normal caí encima de él, clavándome con el empujón aquel nabo monstruoso dentro de mi culo, y lo dejó por un momento quieto, Ayyyyyyyyy que dolor, tranquila nena, lo malo ya pasó, y acariciando mi vulva me dijo mírate en el espejo, que cara de golfa tienes,……era verdad, conforme acariciaba mi coño, el dolor de mi culo fue desapareciendo, y yo misma empecé a subir y bajar sobre su monstruo del placer, Oswaldo me parece que esto está empezando a gustarme, y subía hasta que casi su capullo estaba a punto de salirse y otra vez bajaba hasta clavármela hasta el fondo, yo veía en el espejo como el placer iba transformando mi cara, y las cabalgadas cada vez eran más rápidas, él seguía acariciando mi coño y con la otra mano se ocupaba de mis tetas, JODERRRRRRR…….QUE PLACERRRRR…….MENOS MAL QUE NO HAS HECHO CASO DE MIS GRITOSSSSSSSS………Hijo de putaaaaaaa……..ME ESTASSSSSS MATANDOOOOOOO…….DEEE…..GUSTOOOOOOO, y de nuevo me corrí, cayendo casi en el paroxismo por el gusto, él me dijo, túmbate en la cama que me vas a comer el rabo y vas a tragarte mi liquido del placer, yo haciéndole caso me tumbe en la cama boca arriba y con la cabeza colgando fuera del colchón, entonces me metió el cipote dentro y empezó a empujar, era imposible, aquello era muy grande, pero como dije al principio de mis historias su cipote era cónico en su punta y aquello hacia que mi garganta se fuese abriendo produciendo una saliva que hacía de lubricante, con dos empujones consiguió meter medio pollón en mi garganta, al mismo tiempo que doblando un poco su cuerpo, otra vez se puso a acariciarme el coño, aquello ya era demasiado.
El primer día no conseguí meterme su cipote en la boca y hoy, tenía media verga en mi garganta, me la había metido en el coño, y me había reventado el culo…….y ESTABA A PUNTO DE CORRERMEEEEEE……DE NUEVOOOOOOO, QUE BUENO ERES OSWALDOOOOOOOOOO………..ME CORROOOOOOO y mi corrida fue de nuevo otra fuente que coincidió con el empujón final que hizo que sus huevos tapasen mi nariz, hacía ya un momento que no me entraba el aire en los pulmones lo que unido al orgasmo final perdiera el sentido por un momento ( si me hubiese muerto en ese instante me hubiese dado igual) Porque Oswaldo me había llevado al cielo, y al éxtasis total con aquel orgasmo.
Después de aquello me di una ducha y esperé a mi marido, cuando este llegó saludando a Oswaldo le dio las gracias, porque en un solo mes había conseguido que bailase salsa y se “moviese” mucho mejor en la cama, Oswaldo soltando una risotada le dijo: amigo es cierto que ella baila mucho mejor, y me alegro que haya notado avances en su cama, pero yo creo que le falta la prueba definitiva, si ¿Cuál?…….Un día la llevaré…….con tu permiso por supuesto, a un club de salsa para comprobar que ha perdido la vergüenza, y que consigue bailar en público, tan bien como en privado.
Magnífica idea, espero que sea pronto Oswaldo.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir