Cuéntame un cuento. Erótico porfa

Anal

Cuéntame un cuento. Erótico porfa
–¿Presiosa follamos?
–Que vamos a follar, si tú eres un vejestorio. Cuéntame un cuento que no tengo el chichi pa pespuntes.
–Presiosa. ¿Cómo de deseas el cuento?
–Adaptado a la edad, para adultos
— Um´mm…ok
Blancanieves estaba en casita barriendo y fregando cuando la madrasta mala la vio y decidió que aquella moza era una terrible rival con los hombres del reino y puesto que los buenos amantes escaseaban decidió borrarla del mapa
–jejeje, que jodida.
Envió a uno de sus escuderos a que la llevase al bosque y la aniquilase.
–Que mala malísima era!!!
–Si
Eel hombre con malas artes se la llevó diciéndole que había visto un nido con dos pajaritos o eran dos huevos lo que había en el nido.
Al llegar al bosque el escudero se dijo: ¿por qué no me doy u una alegría antes de liquidarla?
–Yaaaaaa jeje.
-Mira Blancanieves acá esta el pajarito en el nido.
-Blancanieves dijo: – a ver
Al coger el pajarito en su mano y acariciarlo suavemente el pajarito soltó un escupitajo a Blancanieves y manchó su vestido y luego se encogió en su mano Blancanieves enfadada le pegó un mordisco al pajarito
El escudero pegó un alarido y comenzó a llorar como una madalena.
–Pobrecito.
Se le puso morado el pito y comenzó a hincharse, Blancanieves dijo:- vaya por fin un pito en condiciones
–j-a ja ja ja ja ja
Blancanieves volvió a llevarse aquello a la boca y a darle lametones.
El escudero pedía le dejase poseerla y ella le respondió que no que debía mantenerse virgen para su príncipe azul.
Ella le dejo acariciar su senos que eran blancos como la nieve; nunca habían visto la luz del sol.
–¿Ésta no hacia topless en la playa?
Besó sus juveniles senos, acarició los pezones con la lengua y se deleito con ellos con delicadeza y esmero ante tan expertas caricias el coñito de Blancanieves se fue llenando de jugos.
Al notar la calentura de Blancanieves el escudero bajo la mano hasta su falda apartó las enaguas y sin ninguna oposición llevo su boca hasta su entrepierna. Allí comenzó a recorrer sus labios mayores con su lengüita suavemente.
–Se te subió el verde del cuento.
–Lo que se me sube es otra cosa.
–¿Si?
La lengua continuó a recorriendo cada una de las rendijas de Blancanieves y esta gemía
el contacto de la lengua en su vagina estaba siendo un placer desconocido, sublime. Ahora el escudero se mostró más atrevido y se puso a acariciar el clítoris con la lengua y Blancanieves se estremeció ante la caricia abriéndose totalmente de piernas y estando totalmente húmeda y lubricada, empapada en sus jugos vaginales.
El escudero decidió que ya que no le dejaban meter la polla en aquel joven y virginal coñito Al menos metería su lengua y luego tal vez pudiese poseer ese lindo coñito, peludito.
La lengua se hizo sentir en el coñito y Blancanieves gemía suspiraba y no encontraba acomodo
–Pobrecilla ella!!! ja ja ja ja a
Al sentir la lenguita en su vagina Blancanieves se transportó al séptimo cielo y comenzó a sentir el inicio de su orgasmo en medio del mismo vio a su príncipe azul sonriente y desnudo. Y al ver la mierda de pilila que traía de serie, decidió aquel era un buen momento para perder la virginidad y que si aparecia el príncipe azul ya se iría a Barcelona a hacerse una reconstrucción de himen.
-Ala venga fóllame campeón. –dijo Blancanieves.
El mozo la tomó a la brava, no fuera a ser que la moza se arrepintiese. La moza comenzó a berrear con toda, del placer que le daba aquella polla en su tierno coño.
–De virgen a putón en un tris.
Los 7 enanitos que estaban currando en la mina, con tanto ruido como montaban aquellos dos, se acercaron al lugar y de dos certeras pedradas los dejaron cao.
Se los llevaron pa su casa del bosque, donde decidieron que como la mina iba mal los venderían como esclavos en el Reino del mariquita, en el mercado que se celebraría en 15 días.
El más viejo de los enanos se ofreció para hacerle la revisión de calidad a la moza. Y el enano gay al ver que se iba a quedar sin ser follado mientras la moza estuviese por allí se ofreció a hacerle un revisión profunda al escudero.
–Revisión a fondo. ¿qué le revisó?
Lo llevo a su dormitorio y allí lo encadenó a los pies de la cama, le bajo los pantalones. Diciéndole: -tranquilito que no vas a sufrir nadita, más bien te lo vass a passar bonito. Se metió el dedo índice en la boca y luego en el culo del escudero.
–¿Seguro que fue en ese orden, y no al revés?
Al notar que cerraba el esfínter a la acción del dedo penetrador. –Si te resistes te dilato con el garrote, te lo endiño de golpe. Ya entró el dedete con más facilidad lo retiró y le metió su pene, bien poco le duró el placer al mozo.
–¿Un enano gay eyaculador precoz?
-No, piensa que los otros enanos se lo follaban a él, pero él no podía follarse a ninguno, que no se dejaban. Y era su primera penetración.
El enano se puso muy contento al observar que el criado pese a estar amarrado y haber sido sodomizado, tenía una espléndida erección, que decidió aprovechar. Lo hizo tumbarse sobre la cama y se subió al mismo.
–¿Cómo se subió?
–En realidad, creo que se sentó sobre el mismo y….
–Vale, vale ahórrate eses detalles.
Mientras tanto en el salón el más joven de los enanos, consciente que no le dejarían follarse a la moza. Protestó: -No mejor que le hagamos una revisión conjunta simultánea en la mesa giratoria.
Los 5 restantes entendieron que la solución de la mesa les daba una pequeña oportunidad, con la joven.
-Si,si -dijeron a la vez.
El jefe al ver que se le sublevaban. -Vale pero yo elijo primero y empiezo.
Ataron a Blancanieves a la mesa boca abajo con las piernas abiertas y el culo en pompa, la cabeza sobresalía por el otro lado.
–Vaya una mesa de enanos y que coincide con el tamaño de la princesita. ¿Y está no protestó ni dijo nada en todo el rato?
El enano jefe, acercó la polla al chochete. Al otro lado de la mesa el enano más joven, retiraba la mordaza de la boca de la moza y le metía la polla dentro para que se la chupase, manteniendo en la mazo una maza amenazante, no le fuese a dar mordisco.
El enano era un veterano en la jodienda y aun recordaba algunas mañas, frotó con su polla la vagina de la zagala, arriba abajo y de abajo arriba, dedicándole algo más de tiempo al clítoris. Cuando notó que la almeja estaba bien cubierta de juguito, y que las caderas de la moza suplicaban la penetración, se la metió suavemente pero con energía y hasta el fondo.
Al otro lado de la mesa Blancanieves se afanaba en hacer una mamada a aquella joven polla que tenía ante sus narices. Y debía estar haciéndolo bien porque el tierno enanito pronto la llenó de esperma, pero no retiró su polla por lo que tuvo seguir mamándosela. Otros de los enanos tomó uno de sus senos en su mano y comenzó a manosearlo, al otro extremo otro hizo algo similar.
El vejete se corrió en la moza, y al retirarse, giraron la mesa y una nueva polla entro el coño de Blancanieves y otra en su boca. Blancanieves disfrutaba como una posesa de la situación y daba las gracias por aquel ináudito placer que estaba recibiendo.
Completó dos vueltas completas de mesa redonda, y más de uno le dio una tercera ración.
El enano gay bajo de su dormitorio y al ver a todos sus congéneres allí tirados, con las pollas al aire y los culos expuestos se excitó.
-Ni te atrevas. -Le dijo enano jefe. –Si quieres follar aún tiene el culo virgen.
“Un culo virgen, pensó el enano” y con la misma se acercó a la mesa y le enchufó su tiesa polla en el culo a Blancanieves.
-Bombea, con más intensidad, dale fuerte, que tu eres el más potente de todos, que estos son una pandilla de debiluchos, unas nenazas.
–Vaya Blancanieves estaba fuera de si, ahora ya no era una princesa sino una putifesa .
Estuvo culeándola un buen rato, hasta correrse en su interior. Blancanieves había perdido la cuenta de los orgasmos. El otro se quedó extenuado encima de la joven, su polla comenzó a encoger y se salió sola del esfínter anal.

El enano jefe al ver que el enano gay se había follado a la princesa decidió, hacer negocio con ella, la llevó a hacer una reconstrucción del virgo y se la ofreció al padre del príncipe mariquita.
Que les prometió un pastón si la joven lograba que el príncipe la follase, y pudiese darle un heredero.
Encerraron A Blancanieves y al príncipe en una sala con comida y bebidas afrodisíacas. La princesa llevaba 15 días sin follar y el príncipe tardó eso mismo 15 minutos en estar follándosela, el hecho de meterle el dedo en el culo al príncipe igual tenía algo que ver.
Después del primer polvo la moza quería más así que recurrió a los consejos del enano gay. Le hizo una mamada de infarto al tiempo que le metía una gruesa zanahoria por el culo. El príncipe volvió a follársela.
El rey espiaba todo desde un cuarto escondido, y estaba empalmadísimo viendo las artes amatorias de aquella princesa, virgen. Bueno la muestra de eso estaba en las sábanas. No le apetecía follar con ninguna de las concubinas y menos con la vieja y seca reina.
Cuando vió que el príncipe y la princesa estaban dormidos se coló en la sala y se puso acariciar a la moza, que senos más juveniles, los descubrió y comenzó a lamerlos y chuparlos aquellos pezones respondieron agradecidos poniéndose duros. Aquello encendió más la pasión del rey que con su mano comenzó a acariciar los muslos de la moza, esta adormilada abrió sus piernas a la caricia y dejó hacer al monarca.
Que estuvo acariciando su coño un buen rato, a la vez que seguía lamiendo los senos.
— La princesa estaría agotada, para no despertar…
Blancanieves en un susurro dijo: ¿Majestad porque no me la mete ya?
El rey levantó las piernas de la princesa hasta su pecho y la penetró, follándosela un rato largo mientras pensaba que si la moza quedaba preñada, no importaba si el heredero era su nieto o su hijo. Así que se corrió dentro de la joven.
La reina que avisada por una de las criadas de lo que ocurría, pensó que con aquel putón verbenero en casa, iba a pasar mucha hambre de polla y a su edad no encontraría mucho donde elegir. Así que les compró el escudero a los enanos, sabedora del doble adiestramiento del mozo, pero que también le vendría bien a su hijo.
Como agradecimiento por tu cuento calenturiento echaremos un polvo suculento.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir