Me follo a mi jefe

Me follo a mi jefe
Os pongo en situación: yo tengo 24 años, morena, pelo largo, tatuada, tengo pareja estable y apunto de casarme. Empecé a trabajar hace 6 meses en mi empresa, donde estamos solo mi jefe y yo. El tiene 46, casado, con niños, buen físico, cuidado de gimnasio, viste bien… Además es un hombre de color, lo que lo hace más interesante aún.
Yo tengo un pasado muy turbio, han pasado muchos hombres por mi cama, y era raro que mi jefe no conociera a alguno de ellos.
Además que mi jefe es el típico tío capullo y cerdo machista, de los que ven un palo con falda y a babean.
Vamos, que coincidió en el gimnasio con varias chicos que me habían probado, y le debieron contar maravillas de mis habilidades sexuales.
A lo que el lunes vino ya vacilando:
-Me han contado muchas cosas de ti.. Espero que sean todas verdad.
A lo que yo simplemente respondí “Probablemente lo sean”
Y toda la semana así,picandome, tocándome cuando coincidiamos en el almacén, lanzando indirectas en plan “Pues ahora tengo curiosidad de ver que sabes hacer con esa boquita”

Así que el jueves, a mediodía antes de cerrar, me dijo, “ahora me lo vas a demostrar” y apagó las luces y cerró por dentro.
Nos metimos en el despacho y aunque intenté resistirme no pude, estaba demasiado cachonda por la situación.
No me lo podía creer.
Estaba apunto de chuparsela a mi jefe, mayor que yo, ambos casados y en su despacho.

Cuando quise darme cuenta ya estaba arrodillada delante de su polla negra, no era demasiado grande, pero estaba bien, dura como una piedra.
Empecé muy despacio, acariciando con mis labios la punta, hasta que sin cogerla me la metí en la boca muy suave, como disfrutando un buen helado.
Me la fui metiendo poco a poco hasta que ya me entraba entera hasta la garganta, y poco a poco iba viendo que estaba tan cachondo que no iba a poder más.
Solo me hicieron falta un par de subidas y bajas de mi boca en su polla para que me sujetara la cabeza y dijera “Ah.. Me corro, me corro..”
Se corrió en mi boca todo lo que pudo, muchas yo le miraba desde abajo sonriendo con la cara llena de leche.
Se quedó buen satisfecho ese día, pero me dijo “No cantes victoria que aún te tengo que follar”
Y a los dos días, me volvió a acorralar en una sala, me desnudó me puso a 4 patas y me follo duro.
Y ayer, en nuestro último encuentro, yo tenía la regla, y me dijo ” pues y te voy a follar el culo”
Yo no quise, no estaba preparada!!!
Me dijo “ponte a cuatro patas, que solo tres la voy a frotar por tu agujerito..”
Yo, inocente, me di la vuelta y después de frotar su polla negra por mi coño un rato, cuando me vio desprevenida me la metió por el culo, entera, de un solo golpe.
El grito que di, no se lo imaginan, el dolor que sentí al abrirme el culo con esa polla sin previo aviso.
Yo ya estaba apunto de llorar, seguía con su polla dentro de mi culo, y me inmovilizó con todo su cuerpo.. Me violó por detrás prácticamente!!!
Seguramente le excito verme sometida, porque noté como bombeaba su leche dentro..

Me la sacó, yo me volví y le di un bofetón, el se rió y me dijo “Es que si no te la metía explotaba”

Aún me duele el culito, pero he de admitir que me pone cachonda pensar en como me la metió, violentamente y sin avisar.

Hoy, teniendo clientes fuera, dentro me cogió del cuello con una mano como si me quisiera estrangular, y la otra me la mero por debajo del uniforme y me tocó entera en 2 segundos.

Ese es mi dia a día en el trabajo, vivo cachonda perdida a todas horas.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir